sindrome metabolico

Se conoce como síndrome x y se refiere a un conjunto de elementos fisiológicos, bioquímicos, clínicos y metabólicos, que conllevan como consecuencia el aumento de riesgo de desarrollar una afectacion cardiovascular, problemas de indole renal, accidentes cerebrovasculares o diabetes mellitus tipo dos, que puede provocar la muerte a largo plazo.

La insulina es una hormona segregada por el páncreas, que es la responsable de sintetizar y convertir la glucosa que contienen los alimentos en energía necesaria para el organismo. La inadecuada captación de la glucosa, dependiente de insulina por parte de los tejidos se denomina resistencia a la insulina, siendo esta condición uno de los principales factores que causan el síndrome metabólico. A su vez el alto índice de grasa abdominal, la susceptibilidad genética, el estrés crónico, la dislipidemia aterogénica y la hipertensión arterial son los factores restantes del conjunto de elementos que conforman el síndrome.

En general el síndrome metabólico es consecuencia de los malos estilos de vida, como la ingesta de bebidas alcohólicas o gaseosas, alimentos o bebidas azucaradas, el exceso de carbohidratos simples y grasas, también el escaso ejercicio físico y sedentarismo.

Sintomatología de este síndrome

A la hora de buscar un diagnóstico, los médicos se centran el exceso de grasa abdominal, en la hiperinsulinemia puesto que la mayoría de los pacientes padece esta condición antes de padecer de diabetes mellitus tipo 2. También suelen tener índices elevados de colesterol y triglicéridos a nivel sanguíneo e hipertensión arterial. Este conjunto de elementos conllevan a un adecuado diagnóstico del síndrome metabólico.
¿La genética influye a este padecimiento?
Indudablemente el factor genético es un tema que hay que considerar, puesto que la predisposición es importante para desarrollar la enfermedad, sin embargo, no es determinante. El mayor riesgo de contraer este síndrome lo produce el bajo estil de vida, como la mala alimentación y el sedentarismo.
Un factor que no hay que descuidar es que tanto la mala alimentación, como la sobrealimentación durante el embarazo es un factor de riesgo para padecer esta enfermedad en la edad adulta.

¿Cómo se trata?

El tratamiento consiste en tratar las enfermedades subyacentes en este síndrome, indicando al paciente la medicación adecuada para controlar la hiperinsulinemia y reducir los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.
Adelgazar y practicar una rutina de ejercicios también son una medida necesaria en el tratamiento, sobre todo en relación a la mejoría de la sensibilidad hacia la insulina. Se debe seguir a su vez una dieta balanceada, inhibir el consumo de cigarrillos y restringir las bebidas alcohólicas.
Causas de esta enfermedad
Aunque sus causas hasta ahora son desconocidas, posee una fisiopatología bastante compleja, y solo ha sido descifrada una parte de ella. Cabe mencionar que la mayoría de los pacientes son obesos, sedentarios y tienen un alto índice de resistencia a la insulina, jugando ésta el protagonismo en la génesis de la enfermedad. El factor genético interfiere en gran medida, así como el tabaquismo , la ingesta constante de bebidas alcohólicas, el consumo desmedido de sodio, alimentos azucarados, carbohidratos simples y los altos niveles de estrés en la cotidianidad de vida.

Prevención del síndrome metabólico

Las siguientes recomendaciones ayudan a limitar el riesgo de padecer el síndrome metabólico, y a su vez llevar un estilo de vida saludable.

  • Camina como mínimo 30 minutos al día.
  • Incluye en tu dieta frutas, vegetales y productos bajos en grasas.
  • Ingerir a diario algún producto lácteo
  • Incluye un deporte en tu rutina
  • Ingesta de dos litros de agua como mínimo diario
  • Reduce el consumo de zumos artificiales
  • Procura ingerir los alimentos cocidos a la plancha
  • Hacer de la constancia y disciplina tus mejores amigas.
  • Reduce el consumo de NA (sodio)
  • Reduce el consumo de azucar (azucares) y carbohidratos de nivel simple.

Para finalizar, si crees padecer esta afecatción, no dudes consultar a tu doctor. Este con los análisis pertinentes descartara cualquier factor de riesgo, o en todo caso te proporcionara el tratamiento necesario para controlarla, indicándote la medicación y dieta adecuada. Ten presente que este síndrome es controlable y si es diagnosticado a tiempo puede llegar a curarse. Mantén tu vida en movimiento y reduce el estrés, haciendo lo que te gusta y comiendo saludable.

Dejar respuesta